jueves, 15 de mayo de 2008

Temor de seguridad en Brasil

BRASIL Unas 50 familias indígenas guajajaras

Muerta: M.S., de 6 años de edad


Unas 50 familias de indígenas guajajaras, en la apartada reserva de Araribóia, en la zona centro-occidental del estado de Maranhão, corren peligro de ser atacadas por pistoleros locales presuntamente contratados por madereros ilegales y por la población local que se opone a la presencia de los indígenas.

El 5 de mayo, dos hombres armados que viajaban en motocicleta irrumpieron en el poblado de Anajá y dispararon hacia donde se encontraba una familia. En la conmoción que se produjo, una niña de seis años, M.S. resultó alcanzada en la cabeza y murió al instante. Según los guajajaras, los hombres formaban parte del grupo que mató a Tomé Guajajara e hirió a otros dos indígenas el 15 de octubre de 2007, cuando 15 hombres armados irrumpieron en la reserva.

Según el Consejo Indigenista Misionero, (Conselho Indigenista Missionário, CIMI), ONG local, la policía federal está investigando la muerte de la niña. Sin embargo, no se ha acusado a nadie del asesinato de Tomé Guajajara. Los guajajaras no creen en el sistema judicial y no denuncian los delitos por temor a represalias, ya que no se han tomado medidas para proteger a la comunidad. Según los guajajaras, "matar indios por aquí es como matar un perro: no pasa nada" ("matar índios por aqui é igual matar um cachorro, pois não acontece nada").

Los ataques contra la comunidad son habituales, y muchas familias indígenas han huido de las zonas cercanas a las carreteras que bordean la reserva para estar más cerca del centro, donde es menos probable que les alcancen los disparos realizados desde automóviles o motocicletas.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

La reserva de Araribóia, una de las reservas indígenas más antiguas de Brasil, abarca un área de 413.000 hectáreas a través de seis municipios del estado de Maranhão. Desde principios de la década de 1980, la región ha sido objeto de repetidas incursiones de madereros ilegales que han provocado conflictos violentos con los pueblos indígenas y graves daños medioambientales, como deforestación, incendios forestales y escasez de agua. El 90 por ciento de las tierras guajajaras están afectadas por la extracción maderera, la caza y la invasión, que ponen en peligro el sustento de los indígenas. Sin apenas presencia estatal, los madereros han tenido libertad para actuar impunemente, sobornando a parte de los indígenas para dividir a las comunidades. Los guajajaras han hecho campaña para que se redefinan sus tierras, se protejan los límites de la reserva y se expulse a los colonos ilegales.

No hay comentarios: