viernes, 27 de junio de 2008

II JORNADAS CONMEMORATIVAS DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA - "RECREACIÓN EN LA CIUDAD DE VALENCIA ANTE EL SITIO DE LA CIUDAD POR LOS FRANCESES (1808)




"RECREACIÓN EN LA CIUDAD DE VALENCIA DE LA MOVILIZACIÓN DE TROPAS Y VOLUNTARIOS ANTE EL SITIO DE LA CIUDAD POR LOS FRANCESES EN 1808"




A celebrar los días 30 de junio y 1 de julio.


La Asociación Cultural de Amigos del Museo Histórico Militar de Valencia, con la colaboración del Museo Histórico Militar de Valencia y la Asociación Napoleónica de Valencia y el patrocinio de la Diputación de Valencia, organiza por segundo año consecutivo unas jornadas en las que se conmemora los hechos acaecidos en la ciudad de Valencia en el año 1808, al comienzo de la Guerra de Independencia.
El objeto de estas jornadas es dar a conocer a todos los valencianos nuestra historia, muchas veces olvidada o totalmente desconocida.

Estas jornadas servirán de presentación oficial de la Recreación Histórica prevista para el "BICENTENARIO DE LA DEFENSA DE VALENCIA" en junio de 2008, para conmemorar la heroica defensa de las Torres de Quart en junio de 1808 contra las tropas del mariscal Moncey.

El sábado 30 de junio se realizarán dos recreaciones históricas en el cauce del río Turia, junto al Puente de las Flores, donde intervendrán más de 200 participantes de toda España. En este lugar estará instalado el Campamento de Época durante toda la jornada.

El domingo 1 de julio tendrán lugar los actos oficiales en las Torres de Quart, precedidos por un desfile que recorrerá las calles del centro de la capital.



BREVE RESEÑA HISTÓRICA.

Sirvan las siguientes líneas para, de forma escueta, saber lo que ocurrió durante aquellos días.

Napoleón Bonaparte, con engaños, halagos e imposiciones a los legítimos Reyes de España, había ido ocupando las principales capitales españolas. En Madrid, en la famosa jornada del Dos de Mayo de 1808, el pueblo se lanzó a la calle en una desigual y heroica lucha contra las tropas Imperiales francesas. En Móstoles, un pequeño villorrio cercano a la capital de España, su alcalde Andrés Torrejón lanzó el mensaje patriótico más conocido de nuestra historia: “La Patria está en peligro. Madrid sucumbe víctima de la perfidia francesa. ¡Venid a salvarla!”. Las noticias de los sucesos de Madrid y el angustioso mensaje del alcalde de Móstoles corrió como un reguero de pólvora por toda España. Todas las regiones se aprestaron a combatir al invasor. Un grito surgió de toda la Nación, los que se vanagloriaban de ser aliados, se habían convertido en enemigos. Los españoles tomaron cualquier arma que tenían a mano y corrieron a defender la Religión, a socorrer a la Patria, a liberar a su Monarca, o a morir. En Valencia, cap y casal del Regne, el 23 de Mayo, mientras deliberaban los miembros de la Audiencia que camino tomar ante la exaltación del pueblo, un palleter, Vicente Doménech, alzándose por encima del gentío reunido en la Placeta de les Panses, entre la Lonja y la iglesia de la Compañía, declara la guerra a Napoleón en nombre del pueblo valenciano.
Fue el, para siempre ya famoso, “Crit del Palleter”

Jo, Viçent Doménech, un pobre palleter, li declare la guerra a Napoleó. ¡Visca Ferran VII i mort als traïdors!

El Capitán General del Reino de Valencia, Conde de la Conquista, pide ayuda al Mariscal francés Murat para sofocar los incidentes que se producían en la ciudad. Las tropas francesas, al mando del Mariscal Moncey, vencen sin dificultad a las valencianas que les esperaban en Buñol y durante tres días los franceses cometen toda clase de atropellos “días de lágrimas, de estragos y de muerte.” Con toda celeridad, los valencianos se prepararon para la defensa de la ciudad. En las Torres de Quart se instalaron dos cañones de a 4 en el primer piso y otro de a 24 detrás de la puerta. Miles de voluntarios se aprestaron a la lucha. Moncey intimida a la rendición y los gritos de “¡Guerra, guerra! ¡Vencer o morir!” son recogidos por la Junta de Defensa que contesta: “Excmo. Sr: El pueblo prefiere la muerte en su defensa a todo acomodamiento”. Al medio día del 28 de Junio, comenzó el bombardeo. Los franceses llegaron hasta el Convento de los Carmelitas de San Felipe y el Jardín Botánico, atacando con dureza toda la muralla defensiva. A las cinco de la mañana del día 29 Comenzó la retirada del Mariscal Moncey, después de sufrir numerosas bajas. Valencia se había salvado por el heroísmo de sus habitantes.

Quiso a Valencia Moncey

Conquistar sin resistencia,

Pero el francés se quedó

A la luna de Valencia.


**** Ver programa en Amigosmuseovalencia.es/

No hay comentarios: